Inyectan dosis de adrenalina al público con el retorno de Trainspotting

Una bola de drogadictos mal hablados que pueden parecer graciosos arponean la conciencia del espectador comandados Gabriel Retes para llevar al teatro una historia donde la protagonista es la heroína.

La puesta en escena de un clásico contemporáneo de la literatura no es graciosa, tampoco intenta divertir. Trainspotting narra la historia de un grupo de jóvenes de clase media adictos a la heroína. A 20 años de su exhibición cinematográfica tiene una vigencia absoluta entre la sociedad mexicana, asegura Vicente Flores, quien forma parte del elenco.

“Es una realidad que no teníamos prevista hace 20 años. Todos tenemos un amigo que consume droga. En un restaurante en La Condesa, vas de mesa en mesa y 60 por ciento consume, lo presume. Fomentan el narcotráfico”, señala.

Una realidad que en 1996, cuando fue estrenada la cinta, era lejana para los espectadores mexicanos, pero que en la actualidad tiene una vigencia desoladora.

“Si presentamos a una bola de drogadictos de la Gran Bretaña, no deja de ser lejano. Todos conocemos un cuate como los cuatro que aparecen ahí, no por lo que dice o por lo que hace, si no porque hay una identificación directa.

“Hemos tenido comentarios sobre lo fuerte, lo machista, lo grosero que son los personajes. Creo que es mejor que salga un espectador molesto que uno feliz. Porque encontró ciertas similitudes con lo que encuentra en su vida. Se presenta el machismo, el desempleo, el tráfico de drogas, la carencia de oportunidades para los jóvenes”, comenta.

Adicciones, violencia, machismo y desesperanza son adaptados a la realidad mexicana para mostrar al público una realidad que no está disociada de los ambientes al que son arrastrados muchos jóvenes.

“Tuvimos la oportunidad de conocer al autor Irvine Welsh. En algunos momentos de la novela narra momentos autobiográfico”, comenta.

El actor asegura que su interpretación tiene que ver con lo que supone siente un heroinómano, porque no es consumidor; sin embargo, trata de asumirlo desde la enajenación propia de la época.

“Es un escape a una realidad, así lo plantea el autor. Es una invitación a elegir. Una crítica a la sociedad capitalista que te da una idea de libertad. Quieres ser drogadicto, pero te aguantas, pero que no seas parte de una masa y que no sepas en lo que te estás metiendo”, indicó.

<

p class=”Standard” style=”text-align: justify;”>El problema, asegura Flores, es que pocos racionalizan su elección. Trainspotting está hecha para que los jóvenes tomen conciencia de sus decisiones, lo destructivas que pueden ser y las influencias que tienen, por ejemplo: los amigos; pero que sin duda a los adultos les trae muchos recuerdos generacionales.


La compañía encargada de este proyecto escénico es Reeliz Film Producciones y el elenco lo integran Vicente Flores (Marco); Juan Claudio Retes (Franco, Juanito, Burócrata, papá de Montse); Raúl Andrade (Toni, colgado); Meritxell Gález y Sofia Sojo (Alicia y mamá de Montse), quienes alternan funciones.

trainspotting

Clásico

En 1993, el escritor británico Irvine Welsh presentó su novela Trainspotting, que posteriormente fue llevada a la pantalla grande por Danny Boyle dándola a conocer a nivel mundial.

A partir de la adaptación para teatro de Harry Gibson, la obra fue retomada por el director mexicano Gabriel Retes, estrenada por primera vez en 1998 en el Salón México.

Trainspotting se presenta viernes y sábado a las 18:30 y 20:30 horas, del 4 de noviembre al 31 de diciembre en el Teatro Rodolfo Usigli (Eleuterio Méndez 11, esq. Con Héroes del 47, col. San Mateo, delegación Coyoacán). El boleto tiene un costo de $350 y $250 para estudiantes e INAPAM. 50% de descuento al presentar este ejemplar.

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

You may also like...

Deja un comentario